Papa Francisco anima a aprovechar las vacaciones para volver a poner el corazón en el Señor

julio 19, 2021
Papa Francisco

Antes de dirigir el rezo del ángelus este domingo 18 de julio desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano, el Papa Francisco recordó el valor del descanso y de la compasión. Alertó sobre el peligro del eficientismo, por eso animó a “apagar el teléfono móvil para mirar a los ojos de las personas” y aprovechar el tiempo de vacaciones para volver a poner el corazón en el Señor.

En el comentario del Evangelio de este domingo, el Papa destacó que el activismo es “un peligro que está siempre al acecho, también para nosotros: dejarse llevar por el frenesí del hacer”, “en el que lo más importante son los resultados que obtenemos y el sentirnos protagonistas absolutos”.

Algo que, según aseguró, “también sucede en la Iglesia”, “vamos deprisa, pensamos que todo depende de nosotros y al final corremos el riesgo de descuidar a Jesús”.

Por eso animó a tener un descanso físico y “también del corazón”. “Es preciso regresar al corazón de las cosas: detenerse, estar en silencio, rezar para no pasar de las prisas del trabajo a las de las vacaciones”, destacó el Papa.

Y recordó que “debería acompañarnos” la invitación de Jesús a los apóstoles en el Evangelio de hoy, en el que les dice “descansad un poco”.

“Guardemonos del eficientismo, paremos la carrera frenética que dicta nuestras agendas. Aprendamos a detenernos, a apagar el teléfono móvil para mirar a los ojos de las personas, a cultivar el silencio, a contemplar la naturaleza, a regenerarnos en el diálogo con Dios”, aseguró el Papa.

El Evangelio también narra que Jesús y los discípulos no pudieron descansar como deseaban porque una multitud acudió a ver a Jesús y “entonces el Señor se compadece”, “conmovido, Jesús se dedica a la gente y comienza a enseñar”.

“Sólo el corazón que no se deja secuestrar por la prisa es capaz de conmoverse, es decir, de no dejarse llevar por sí mismo y por las cosas que tiene que hacer, y de darse cuenta de los demás de sus heridas de sus necesidades. La compasión nace de la contemplación”, destacó.

Por eso animó a aprender a “descansar de verdad” y hacernos capaces de “compasión verdadera” para cultivar una mirada contemplativa que haga llevar adelante “nuestras actividades sin la actitud rapaz de quien quiere poseer y consumir todo”.

También alentó a aprovechar el tiempo de vacaciones porque “si nos mantenemos en contacto con el Señor y no anestesiamos la parte más profunda de nuestro ser, las cosas que hemos de hacer no tendrán el poder de dejarnos sin aliento y devorarnos. Necesitamos una “ecología del corazón” compuesta de descanso, contemplación y compasión”.

A continuación el Evangelio de hoy comentado por el Papa Francisco:

Evangelio según Marcos 6, 30-34

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le  contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Entonces él les dijo: “Vengan conmigo a un lugar solitario, para que descansen un poco”, porque eran tantos los que iban y venían, que no les dejaban tiempo ni para comer.

Jesús y sus apóstoles se dirigieron en una barca hacia un lugar apartado y tranquilo. La gente los vio irse y los reconoció; entonces de todos los poblados fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron.

Cuando Jesús desembarcó, vio una numerosa multitud que lo estaba esperando y se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.

Artículos relacionados